Lukánikos, un héroe Griego

Lukánikos (salchicha en griego) fue un perrito que vivía en las calles del centro de Atenas y que se puso del lado de los ciudadanos durante las protestas callejeras que se llevaron a cabo en Grecia entre 2010 y 2012. Una de sus labores consistía en regresar las bombas lacrimógenas a la policía. Esta es su historia:

La banalidad del mal

Hannah Arendt es una filósofa de origen alemán, conocida por el público en general debido a que cubrió para la revista The Newyorker el juicio que se siguió en 1961 a Adolf Eichmann, un nazi al que se acusaba de formar parte de quienes planificaron la "Solución Final": una estrategia para desaparecer de la faz de la tierra a los judíos que vivían en Europa. Lo interesante de leer sobre Hannah Arendt es su argumento de la banalidad del mal: un individuo puede ser capaz de actos monstruosos no porque sea un monstruo, sino porque actúa respondiendo a las reglas y valores que un sistema le impone. De esta forma, asesinar personas es algo que no tiene importancia, pues responde a las normas dictadas. Esto, decía Hannah Arendt, era lo que había ocurrido a Eichmann: era un burócrata que hacía lo que le ordenaban sin tomarse la molestia de razonar si aquello que hacía (enviar a campos de exterminio a personas) estaba bien.  Haciendo clic sobre la imagen con la frase de Hannah Arendt puede accederse a un texto breve de Alexandra Délano que describe la expresión banalidad del mal. En el siguiente video subido a Youtube por Hasclepio , se explica de forma breve por qué debemos evitar esta banalidad del mal... Sobre todo porque en México estamos experimentando el fenómeno ya sea debido a burócratas o súbditos del crimen organizado como puede observarse en esta noticia que apareció hoy en la revista Proceso:

Documental sobre la banalidad del mal

¿Puede la tecnología enseñarnos a aprender mejor?

La respuesta a esta pregunta ha sido respondida por una serie de docentes de universidades norteamericanas y periodistas a pedido de la revista The Atlantic. La respuesta de la periodista Amanda Ripley, (@amandaripley)colaboradora de The Wall Street Journal me ha gustado:

Es una herramienta (La tecnología)... como un lápiz... puede hacer cosas asombrosas, pero en realidad es el ser humano quien hace cosas asombrosas
— Amanda Ripley

Aquí dejo el video completo, con las respuestas brindadas por estos docentes y periodistas a la pregunta ¿Puede la tecnología enseñarnos a aprender mejor? gracias a The Atlantic...

¿Era necesario lanzar las bombas atómicas de Hiroshima y Nagazaki?

El niño Hideo Kimura dibujó esta escena que vio después del bombardeo de Hiroshima, el 6 de agosto de 1945: son sus compañeras y compañeros de clase, quemados, gritando, algunos inconscientes o muertos y otros aferrándose a la orilla de un río. Estos dibujos se encuentran en el Museo de la Paz de Hiroshima. 

El niño Hideo Kimura dibujó esta escena que vio después del bombardeo de Hiroshima, el 6 de agosto de 1945: son sus compañeras y compañeros de clase, quemados, gritando, algunos inconscientes o muertos y otros aferrándose a la orilla de un río. Estos dibujos se encuentran en el Museo de la Paz de Hiroshima

“El mal puede combatirse... contra la estupidez no hay nada que hacer...”
— un sabio cuyo nombre no recuerdo...

El 6 de agosto se cumplieron 70 años del lanzamiento de la primer bomba atómica en la ciudad de Hiroshima. Perdieron la vida de más de 100 mil personas y miles más quedaron heridas padeciendo por años diversos males. La conmemoración del hecho reveló, en redes sociales, que aún hoy existen algunas personas que consideran que fue necesario e incluso plausible el lanzamiento de aquellas dos bombas atómicas (el 6 de agosto en Hiroshima y el 9 de agosto en Nagazaki) . Tuve este diálogo con un twittero de Estados Unidos que agradecía a Harry Truman que hubiera autorizado el uso de la bomba nuclear. Aquí los tweets:  

Esta foto fue tomada momentos después de la explosión en Hiroshima por una persona que se encontraba en la escuela primaria Hongkawa. Fue descubierta recientemente, entre otros objetos de la época. La revista The Atlantic lo consigna en este artículo.

Daniel publicó este tweet en el hashtag #HiroshimaNagasaki70 

El tweet de Daniel me estimuló a contestar de la siguiente forma:

Daniel, con ironía, me contestó: 

Estas diferencias de opinión sobre las bombas atómicas en Hiroshima y Nagazaki generaron un debate en redes sociales: ¿Era necesario lanzar las bombas atómicas que devastaron a la población de Hiroshima y Nagazaki? 

No soy un historiador experto en el tema, tampoco conozco de geopolítica ni viví en la época. Dicho esto, mi argumento en contra de la bomba atómica es, si se quiere, primitivo: se asesinó masivamente a civiles, entre ellos niños que estaban en sus escuelas. No eran soldados, ni criminales de guerra ni líderes militares o políticos. Se les hizo padecer un sufrimiento muy grande y se les desapareció de la faz de la tierra en nombre de intereses políticos y militares, y no necesariamente para detener un conflicto militar. 

Ahora, en favor de mi argumento, dejo enlaces con la visión de personas que cuentan con información sobre el tema. Que cada quién razone...

Argumentos en contra de la bomba atómica

Para finalizar, y en un plano que pudiera parecer retórico dejo un simulador que permite vfer qué daños generaría una bomba si ésta cayera, por ejemplo, en Ciudad de México, Praga, Buenos Aires o San Luis Potosí. Igualmente, un par de videos. En le primero, una sobreviviente de Hiroshima narra cómo afectó su vida el bombardeo. Es una animación realizada por la BBC. En el segundo se muestra la historia de la era atómica en seis movimientos. También es una animación.:

¿Qué pasaría si una bomba atómica cayera en San Luis Potosí?

Este simulador fue creado por Public Radio International. Puedes hacer otras simulaciones en este enlace. Que sirva para ponernos en los zapatos de las victimas de los bombardeos en Nagazaki e Hiroshima...

Animación sobreviviente de Hiroshima

La era atómica en seis movimientos

Dibujo: La niña Sueko Sumimoto recuerda, en este dibujo, la imagen de una mujer, sobre un puente. gritando el nombre de su hijo mientras los cuerpos de estudiantes muertos flotaban sobre un río.